Oración del viernes: “Señor, si quieres, puedes purificarme”

Oración del viernes

“Señor, si quieres, puedes purificarme”

curacion-de-un-leproso

+  En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Oración inicial

Gracias Señor por darme la oportunidad de tener este momento de oración. Te pido que me ayudes a ser reverente ante tu palabra, y que escuchándola con atención, la haga vida en mí.

Acto penitencial

– (Hago en silencio un breve examen de conciencia de mi último día).

Te pido perdón Señor porque sé que Tú me has amado hasta el extremo, pero aún así muchas veces desconfío de ti. Descubro que mi fe es débil y por eso me desvío del camino. Pero tengo la certeza que siempre me perdonas, porque tu misericordia es infinita. Ayúdame a ponerme de pie cada vez que tropiece.

Lectura Bíblica según el Evangelio del día: “Señor, si quieres, puedes purificarme” (San Lucas 5,12-16)“Este es el Cordero de Dios” (San Juan 1,35-42)

Mientras Jesús estaba en una ciudad, se presentó un hombre cubierto de lepra. Al ver a Jesús, se postró ante él y le rogó: “Señor, si quieres, puedes purificarme”. Jesús extendió la mano y lo tocó, diciendo: “Lo quiero, queda purificado”. Y al instante la lepra desapareció. El le ordenó que no se lo dijera a nadie, pero añadió: “Ve a presentarte al sacerdote y entrega por tu purificación la ofrenda que ordenó Moisés, para que les sirva de testimonio”. Su fama se extendía cada vez más y acudían grandes multitudes para escucharlo y hacerse curar de sus enfermedades. Pero él se retiraba a lugares desiertos para orar.

 Lectura espiritual breve

San Alfonso María de Ligorio nos dice lo siguiente:

“Cristo al entrar en el mundo dice: ‘ no quiero sacrificios, ni ofrendas, pero me has dado un cuerpo. Entonces dije: aquí estoy para hacer tu voluntad ‘ ” (He 10,5-7; Ps 40,7-9 LXX). ¿Es verdad que para salvarnos de nuestra miseria y para conquistar nuestro amor, Dios quiso hacerse hombre? Tan cierto como que es un artículo de fe: “por nosotros los hombres y por nuestra salvación bajó del cielo y se hizo a hombre” (credo)…

Sí, esto es lo que Dios hizo para que le amáramos… Es así como quiso manifestarnos el gran amor que nos tiene: “la gracia de Dios nuestro Salvador se manifestó a todos los hombres” (Tt. 2,11). “El hombre no me ama, parece haber dicho el Señor, porque no me ve. Voy a hacerme visible, a conversar con él, de este modo, seguramente me amará”: “apareció sobre la tierra, y conversó con los hombres” (Ba 3,38). El amor de Dios por el hombre es inmenso, inmenso desde toda la eternidad: “con amor eterno te amé; por eso prolongué mi misericordia para contigo” (Jr 31,3).

Pero todavía no habíamos visto cuán grande e incomprensible era; cuando el Hijo de Dios se hizo contemplar bajo la forma de un niño acostado sobre paja en un establo, verdaderamente se manifestó: “Dios nuestro Salvador mostró su bondad y su amor para los hombres” (Tt 3,4). ” La creación del mundo, observa san Bernardo, hizo resplandecer el poder de Dios, el gobierno del mundo, su sabiduría; pero la encarnación del Verbo hizo estallar su misericordia ante todos los que le miran”… “Despreciando a Dios, dice san Fulgencio, el hombre se había separado de él para siempre; y como el hombre ya no podía regresar a Dios, Dios se dignó venir a encontrarle sobre la tierra”. Santo Agustín ya había dicho: “no podíamos ir al médico; por eso el médico tuvo la bondad de venir hasta nosotros”.

Breve meditación personal

– (Haz silencio en tu interior y pregúntate:)

1.- ¿Qué me dice el evangelio que he leído?

2.- ¿Cómo ilumina mi vida?

3.- ¿Qué tengo que cambiar para ser más como Jesús?

4.-¿Qué me falta para ser más como Él?

Acción de gracias y peticiones personales

Gracias Jesús por hacerte hombre para traerme la salvación. Gracias Señor por cada una de las cosas que haces por mí. Te pido que me ayudes a responder a tu infinito amor redentor, con cada uno de los actos de mi vida.

Amén.

– (Si quieres, puedes pedirle al Señor por tus intenciones).

 – Reza un Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria…

Consagración a María

–  Encomendémonos a nuestra Madre rezando:

Santa María,
Madre de la Esperanza,
junto a tu dulce Corazón
aprendo a esperar confiado.

Intercede
para que,
siguiendo tu ejemplo,
mi vida siempre
se encuentre afirmada
en la esperanza.
Amén.

+  En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Comentarios

Comentarios

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
A %d blogueros les gusta esto: