Mividaenxto

Oración del viernes: “Este es mi mandamiento: Amense los unos a los otros, como yo los he amado”

+  En el nombre del Padre y, del Hijo, y del Espíritu Santo: Amén.

Oración Inicial

Te doy gracias Señor por mantenerme en tu presencia todos los días. Ayúdame a perseverar en la oración para que pueda encontrarme cada día más plenamente contigo, y así irradiar con tú luz al mundo entero.

Acto penitencial

– (Hago en silencio un breve examen de conciencia de mi último día).

Señor Dios Todopoderoso, Tú conoces mi interior. Sabes cuanto te amo y sabes también cuanto te he fallado. Por eso ahora te pido perdón por todas mis faltas, pecados y omisiones. Me arrepiento de haberte crucificado una vez más con mis pecados. Ayúdame a luchar por no pecar más y así serte fiel por toda la vida.

Lectura Bíblica según el Evangelio del día: “Como el Padre me amó, también yo los he amado a ustedes” (Jn 15, 12-17)

Este es mi mandamiento: Amense los unos a los otros, como yo los he amado. No hay amor más grande que dar la vida por los amigos. Ustedes son mis amigos si hacen lo que yo les mando. Ya no los llamo servidores, porque el servidor ignora lo que hace su señor; yo los llamo amigos, porque les he dado a conocer todo lo que oí de mi Padre. No son ustedes los que me eligieron a mí, sino yo el que los elegí a ustedes, y los destiné para que vayan y den fruto, y ese fruto sea duradero. Así todo lo que pidan al Padre en mi Nombre, él se lo concederá. Lo que yo les mando es que se amen los unos a los otros.

Lectura Espiritual breve

– (Lee este texto del Catecismo de la Iglesia, que te ayudará a profundizar el sentido del Evangelio.)

Jesús hace de la caridad el mandamiento nuevo (cf Jn 13,34). Amando a los suyos “hasta el fin” (Jn 13,1), manifiesta el amor del Padre que ha recibido. Amándose unos a otros, los discípulos imitan el amor de Jesús que reciben también en ellos. Por eso Jesús dice: “Como el Padre me amó, yo también os he amado a vosotros; permaneced en mi amor” (Jn 15,9). Y también: “Este es el mandamiento mío: que os améis unos a otros como yo os he amado” (Jn 15,12). Fruto del Espíritu y plenitud de la ley, la caridad guarda los mandamientos de Dios y de Cristo: “Permaneced en mi amor. Si guardáis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor” (Jn 15,9-10; cf Mt 22,40; Rm 13,8-10).

Breve meditación personal

– (Haz silencio en tu interior y pregúntate:)
1.- ¿Qué me dice el evangelio que he leído?
2.- ¿Cómo ilumina mi vida?
3.- ¿Qué tengo que cambiar para ser más como
Jesús?
4.- ¿Qué me falta para ser más como Él?

Acción de gracias y peticiones personales

Muchas gracias Señor por este momento de oración. Gracias por estar siempre a mi lado ayudándome a conocerte un poco más. Te pido que me ilumines en mi vida para poder amar a los demás así como Tú me amas mí.
Amén.

(Si quieres, puedes hacer pedirle al Señor por tus intenciones.)

– Reza un Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria...

Consagración a María

– (Termina esta oración consagrándote a María.)

Dios te salve, Reina y Madre de misericordia,
vida, dulzura y esperanza nuestra.

Dios te salve.

A Tí clamamos los desterrados hijos de Eva,
a Tí suspiramos, gimiendo y llorando en este valle de lágrimas.

Ea, pues, Señora Abogada Nuestra,
vuelve a nosotros tus ojos misericordiosos,
y después de este destierro, muéstranos a Jesús,
fruto bendito de tu vientre.

Oh, clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María.

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios,
para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.

Amén

+  En el nombre del Padre y, del Hijo, y del Espíritu Santo: Amén.

Comentarios

Comentarios

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
A %d blogueros les gusta esto: