Oración del miércoles: Santos Ángeles Custodios

Oración del miércoles

“Sus ángeles en el cielo están constantemente en presencia de mi Padre celestial”

Santos Ángeles Custodios

+  En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Oración inicial

Envía, Señor, tu Espíritu para que me ilumine y me fortalezca. Quiero comenzar este momento de oración poniéndome en tu presencia, reconociendo y agradeciendo el inmenso amor que tienes por mí.

Acto penitencial

– (Hago en silencio un breve examen de conciencia de mi último día).

Dame fuerzas, Señor, para ablandar mi corazón que muchas veces es duro y rebelde. Quiero poner toda mi confianza en Ti, como lo hace un niño en su padre amoroso.

Lectura Bíblica según el Evangelio del día: “Sus ángeles en el cielo están constantemente en presencia de mi Padre celestial ” (San Mateo 18,1-5.10).

En aquel momento los discípulos se acercaron a Jesús para preguntarle: “¿Quién es el más grande en el Reino de los Cielos?”. Jesús llamó a un niño, lo puso en medio de ellos y dijo: “Les aseguro que si ustedes no cambian o no se hacen como niños, no entrarán en el Reino de los Cielos. Por lo tanto, el que se haga pequeño como este niño, será el más grande en el Reino de los Cielos. El que recibe a uno de estos pequeños en mi Nombre, me recibe a mí mismo. Cuídense de despreciar a cualquiera de estos pequeños, porque les aseguro que sus ángeles en el cielo están constantemente en presencia de mi Padre celestial.

Lectura espiritual breve

Lee este texto del Santo cura de Ars, San Juan María Vianney:

«Debemos invocar a menudo a nuestros ángeles de la guarda, respetarlos y, sobre todo tratar de imitarlos en todas nuestras acciones. La primera cosa que debemos imitar en ellos, es el pensamiento de la presencia de Dios… En efecto, si estuviéramos bien penetrados de la presencia de Dios, ¿cómo podríamos hacer el mal? ¡Nuestras virtudes y todas nuestras buenas obras, serían mucho más agradables a Dios!… Dios le dice a Abraham: “¿Quieres ser perfecto? Camina en mi presencia” (Gn 17,1). ¿Cómo puede ser que olvidemos tan fácilmente al buen Dios, si lo tenemos siempre delante de nosotros? ¿Por qué no tenemos respeto y reconocimiento hacia nuestros ángeles, que nos acompañan día y noche? “Soy demasiado miserable, dirás, para merecer esto”. No sólo, hermanos míos, Dios no nos pierde de vista un instante, sino que nos da un ángel, que no deja de guiar nuestros pasos. ¡Oh, inmensa felicidad, tan poco conocida por los hombres!».

Breve meditación personal

– (Haz silencio en tu interior y pregúntate:)

1.- ¿Qué me dice el evangelio que he leído?

2.- ¿Cómo ilumina mi vida?

3.- ¿Qué tengo que cambiar para ser más como Jesús?

4.-¿Qué me falta para ser más como Él?

Acción de gracias y peticiones personales

Jesús, te doy gracias por todos los dones que me concedes. Hoy especialmente te agradezco por haberme dado un ángel custodio que me ayuda a seguir tu pasos, a ser sencillo y humilde de corazón. Quiero esforzarme por confiar más en Ti y por vivir según tu ejemplo. Amén.

– (Si quieres, puedes pedirle al Señor por tus intenciones).

 – Reza un Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria…

Consagración a María

–  Termina esta oración rezándole a María:

¡Oh Señora mía, oh Madre mía!,
yo me entrego del todo a Ti
y en prueba de mi afecto,
con amor filial
te consagro en este día:
todo lo que soy,
todo lo que tengo.
Guarda y protege,
y también defiende
a este hijo tuyo,
que así sea.
Amén.

+  En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Comentarios

Comentarios

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
A %d blogueros les gusta esto: