Oración del miércoles: “Cuando venga el Espíritu de la Verdad, él los introducirá en toda la verdad””

Oración del miércoles

“Cuando venga el Espíritu de la Verdad, él los introducirá en toda la verdad”

+  En el nombre del Padre y, del Hijo, y del Espíritu Santo: Amén.

Oración Inicial

Señor Jesús, yo sé que eres quien me muestra que el Padre está cerca de mí. Con el Santo Espíritu me iluminas para ir conociéndote cada día más. Ayúdame a cooperar contigo en esta oración y poder así, ser un cristiano cada vez más coherente.

Acto penitencial

– (Hago en silencio un breve examen de conciencia de mi último día).

Perdón Jesús pues hoy me he olvidado de Ti en algunos momentos. Sé que estas faltas y pecados dificultan nuestra amistad, siempre estás saliendo a mi encuentro para perdonarme. Gracias Señor por tu inmensa misericordia, y ayúdame a ser humilde y reconocer cuanto necesito de Ti.

Lectura Bíblica según el Evangelio del día: Cuando venga el Espíritu de la Verdad, él los introducirá en toda la verdad (Jn 16,12-15)

Todavía tengo muchas cosas que decirles, pero ustedes no las pueden comprender ahora. Cuando venga el Espíritu de la Verdad, él los introducirá en toda la verdad, porque no hablará por sí mismo, sino que dirá lo que ha oído y les anunciará lo que irá sucediendo. El me glorificará, porque recibirá de lo mío y se lo anunciará a ustedes. Todo lo que es del Padre es mío. Por eso les digo: ‘Recibirá de lo mío y se lo anunciará a ustedes’.

Lectura Espiritual breve

– (Lee este texto del Papa Pablo VI que te ayudará a profundizar el sentido del Evangelio).

Es gracias a la ayuda del Espíritu Santo que la Iglesia crece, Él es el alma de esta Iglesia. Es Él quien explica a los fieles el sentido profundo de las enseñanzas de Jesús y de su misterio. Es Él el que, hoy como a los principios de la Iglesia, actúa en cada evangelizador que se deja poseer y conducir por Él, y pone en su boca las palabras que él solo no podría encontrar, predisponiendo al mismo tiempo el alma del que escucha para hacer que se abra y acoja la Buena Nueva y el Reino anunciado.

Las técnicas de evangelización son buenas pero las más perfeccionadas no podrían reemplazar la discreta acción del Espíritu. La más refinada preparación del evangelizador no puede hacer nada sin Él. Sin Él es del todo impotente sobre el espíritu de los hombres la dialéctica más convincente. Sin Él, los esquemas sociológicos o psicológicos más elaborados, pronto se revelan del todo desprovistos de valor. (S.S. Pablo VI, Evangelii Nuntiandi)

Breve meditación personal

– (Haz silencio en tu interior y pregúntate):
1.- ¿Qué me dice el evangelio que he leído?
2.- ¿Cómo ilumina mi vida?
3.- ¿Qué tengo que cambiar para ser como Jesús?
4.- ¿Qué me falta para ser más como Él?

Acción de gracias y peticiones personales

Te doy gracias Jesús por este momento de oración. Te pido que pueda profundizar cada vez más en las verdades que me muestras para mi felicidad. Y también obténme Señor la fortaleza para cooperar activamente con tú gracia, y así seguir, día a día, la guía de tu Santo Espíritu de Amor. Amén.

– (Si quieres, puedes hacer pedirle al Señor por tus intenciones.)

– Reza un Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria...

Consagración a María

–  Termina esta oración rezándole a María.

Santa María,
ayúdame a esforzarme
según el máximo de mi capacidad
y el máximo de mis posibilidades
para así responder al Plan de Dios
en todas las circunstancias
concretas de mi vida.
Amén.

+  En el nombre del Padre y, del Hijo, y del Espíritu Santo: Amén.

Comentarios

Comentarios

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
A %d blogueros les gusta esto: