240px-eucharistic_bread_and_fish

Oración del martes

Oración del martes

“Yo soy el pan de la vida”

+  En el nombre del Padre y, del Hijo, y del Espíritu Santo: Amén.

Oración Inicial

Señor Jesús, te doy gracias por tener unos momentos para estar contigo. Tú sabes cuanto anhelo ser tu amigo y poder vivir cada vez más cerca tuyo. Ayúdame a escucharte en el Evangelio y a que este momento de oración dé muchos frutos en mi vida.

Acto penitencial

– Hago en silencio un breve examen de conciencia de mi último día.

Señor, te pido perdón por haber faltado contra Ti, ya sea por mis omisiones, por mis faltas o por mis pecados. Estoy arrepentido de todo corazón y te prometo esforzarme por no volver a cometerlos nuevamente. Gracias por tu perdón y por tu inmensa misericordia. Yo sé que no lo merezco, pero Tú aún así quieres salvarme. Gracias Señor por amarme tanto.

Lectura Bíblica según el Evangelio del día: Yo soy el pan de la vida” (Jn 6, 30-35)

Y volvieron a preguntarle: “¿Qué signos haces para que veamos y creamos en ti? ¿Qué obra realizas? 
Nuestros padres comieron el maná en el desierto, como dice la Escritura: Les dio de comer el pan bajado del cielo”. 
Jesús respondió: “Les aseguro que no es Moisés el que les dio el pan del cielo; mi Padre les da el verdadero pan del cielo; 
porque el pan de Dios es el que desciende del cielo y da Vida al mundo”. 
Ellos le dijeron: “Señor, danos siempre de ese pan”. 
Jesús les respondió: “Yo soy el pan de Vida. El que viene a mí jamás tendrá hambre; el que cree en mí jamás tendrá sed.

Lectura Espiritual breve

– Lee este texto del Papa Pablo VI que te ayudará a profundizar el sentido del Evangelio.

«”Yo soy el Pan del Cielo”. “Yo soy el Pan de la vida”. He venido a dar el alimento para la vida del mundo. Esta es la lección que el Señor nos da en su Evangelio. La Iglesia nos la repite (…), queriendo que cada uno de nosotros entre en sí mismo y se pregunte: ¿Tengo yo hambre de Cristo? ¿Sé nutrirme de Él? ¿Entiendo que sus palabras, su gracia, su insistente llamada a la puerta de mi alma, manifiestan la intimidad que Él establece con mi espíritu? Finalicemos repitiendo lo que San Pablo decía de sí mismo: Yo vivo de Cristo. Debemos llegar a esa meta radiante para ser verdaderamente cristianos y, añadimos, para ser verdaderamente buenos y felices» (Papa Pablo VI).

Breve meditación personal

– Haz silencio en tu interior y pregúntate: ¿Qué me dice el evangelio que he leído? ¿Cómo ilumina mi vida? ¿Cómo es Jesús…? ¿Qué tengo que cambiar para ser más como Él? y ¿Qué me falta para ser más como Él?

Acción de gracias y peticiones personales

Gracias Jesús por esta oración. Gracias por estar conmigo y por ser mi amigo. Yo sé que Tú eres el Pan de la Vida. Ayúdame a nutrirme de Ti y a no separarme nunca de Ti. Quiero perseverar en mi vida cristiana, pero a veces me faltan fuerzas o simplemente soy frágil. Aliméntame, Tú que eres el Pan de la Vida, para que nunca me fallen las fuerzas. Gracias Señor. 
Amén.

– Si quieres, puedes hacer pedirle al Señor por tus intenciones.

– Reza un Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria...

Consagración a María

–  Termina esta oración consagrándote a María.

¡Oh Señora mía, oh Madre mía!,
yo me entrego del todo a Ti
y en prueba de mi afecto,
con amor filial te consagro en este día
todo lo que soy,
todo lo que tengo.Guarda y protege,
y también defiende a este hijo tuyo,
que así sea.
Amén.

+  En el nombre del Padre y, del Hijo, y del Espíritu Santo: Amén.

Comentarios

Comentarios

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
A %d blogueros les gusta esto: