Mividaenxto

Oración del martes: «Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra»

+  En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Oración inicial

Buen Jesús, Tú que haciéndote Niño has querido salir a nuestro encuentro, te pido que me ayudes a acoger tu iniciativa con un espíritu sencillo y un corazón de niño para que, así, nos encontremos en la sencillez del portal de Belén.

Acto penitencial

– (Hago en silencio un breve examen de conciencia de mi último día).

Señor, yo sé que peco y falto muchas veces contra Ti. Te ruego Señor que me obtengas tu misericordia para que junto a Ti, pueda ponerme de pie y no pecar más.

Lectura Bíblica según el Evangelio del día: «Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra» (Lc10,21-24)

En aquel momento Jesús se estremeció de gozo, movido por el Espíritu Santo, y dijo: «Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, por haber ocultado estas cosas a los sabios y a los prudentes y haberlas revelado a los pequeños. Sí, Padre, porque así lo has querido. Todo me ha sido dado por mi Padre, y nadie sabe quién es el Hijo, sino el Padre, como nadie sabe quién es el Padre, sino el Hijo y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar». Después, volviéndose hacia sus discípulos, Jesús les dijo a ellos solos: «¡Felices los ojos que ven lo que ustedes ven! ¡Les aseguro que muchos profetas y reyes quisieron ver lo que ustedes ven y no lo vieron, oír lo que ustedes oyen y no lo oyeron!».

Lectura espiritual breve

Te invitamos a reflexionar con el comentario del Padre Christian Vinces:

En este pasaje del Evangelio vemos al Señor Jesús viviendo una de las experiencias humanas más queridas por el hombre: la alegría. Se dice al inicio que Jesús se llenó de la “alegría del Espíritu Santo”, y es que la auténtica alegría es siempre un don que nos viene de lo Alto. Y podemos preguntarnos: ¿Cuál es el motivo de la alegría de Jesús? ¿Cuál es la razón por la cual se llena de alegría? Y vemos que Él se alegra al reconocer la acción de Dios Padre; se alegra porque ve que el Amor de Dios se hace presente en el mundo al revelar sus designios a la gente sencilla y humilde.

¿Cómo actúa Dios en nuestra vida? ¿Reconocemos cómo Dios quiere revelarnos su amor y su Plan de salvación en nuestra vida? Meditar en cómo Dios se hace presente en nuestro día a día, reconocer el modo en el cual Él revela su amor es realmente una fuente de verdadera alegría para el cristiano, y eso nos da motivos para como Jesús rezar y alabar a Dios diciéndole: “Yo te bendigo Padre, Señor del Cielo y de la Tierra”.

Breve meditación personal

– (Haz silencio en tu interior y pregúntate:)

1.- ¿Qué cosas alegran mi corazón en mi vida diaria?

2.- ¿Cómo se manifiesta el amor de Dios en estos días en mi vida? (En la oración, sacramentos, personas, circunstancias de la vida diaria, etc.)

 

Acción de gracias y peticiones personales

Gracias Señor Jesús porque, así como tu también eres Hijo, me enseñas como obedecer al Padre con un corazón dócil y humilde. Ayúdame a no dejar de comprenderme a mí mismo como un hijo del Padre, para que así pueda obedecer a su Plan amoroso como tu me enseñaste a hacerlo.

Amén.

– (Si quieres, puedes pedirle al Señor por tus intenciones).

 – Reza un Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria…

Consagración a María

–  Termina rezándole a María:

Acuérdate,
¡oh piadosísima, Virgen María!,
que jamás se ha oído decir
que ninguno de los que
han acudido a tu protección,
implorando tu auxilio
haya sido abandonado de Ti.

Animado con esta confianza,
a Ti también yo acudo,
y me atrevo a implorarte
a pesar del peso de mis pecados.

¡Oh Madre del Verbo!,
no desatiendas mis súplicas,
antes bien acógelas benignamente. Amén

+  En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Comentarios

Comentarios

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
A %d blogueros les gusta esto: