Maria Magdalena y Jesus Resucitado

Oración del martes: «Subo a mi Padre, el Padre de ustedes; a mi Dios, el Dios de ustedes»

+ En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Oración inicial

Señor Jesús, reconozco tu presencia en mi vida y te pido me acompañes particularmente en este momento de oración. Dame la luz de tu Espíritu para aprender a discernir tu Plan. Que aprenda, Señor, a ser de tu “familia”, cumpliendo en todo momento el designio del Padre que está en los cielos.

Acto penitencial

Hago en silencio un breve examen de conciencia de mi último día.

Tú lo sabes todo, Señor, y sabes que muchas veces me alejo de tu Plan de Amor viviendo en una tierra extraña. Tú conoces mi pecado y mi fragilidad. Pero también sabes que mi corazón anhela entregarse a Ti, a pesar de mis pequeñeces. Te pido perdón por todas mis faltas y pecados y te ruego, Buen Señor, que me acerques cada vez más a tu corazón.

Lectura Bíblica: «Subo a mi Padre, el Padre de ustedes; a mi Dios, el Dios de ustedes» San Juan 20,11-18

María se había quedado afuera, llorando junto al sepulcro. Mientras lloraba, se asomó al sepulcro y vio a dos ángeles vestidos de blanco, sentados uno a la cabecera y otro a los pies del lugar donde había sido puesto el cuerpo de Jesús. Ellos le dijeron: «Mujer, ¿por qué lloras?» María respondió: «Porque se han llevado a mi Señor y no sé dónde lo han puesto». Al decir esto se dio vuelta y vio a Jesús, que estaba allí, pero no lo reconoció. Jesús le preguntó: «Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas?» Ella, pensando que era el cuidador de la huerta, le respondió: «Señor, si tú lo has llevado, dime dónde lo has puesto y yo iré a buscarlo». Jesús le dijo: «¡María!» Ella lo reconoció y le dijo en hebreo: «¡Raboní!», es decir «¡Maestro!» Jesús le dijo: «No me retengas, porque todavía no he subido al Padre. Ve a decir a mis hermanos: “Subo a mi Padre, el Padre de ustedes; a mi Dios, el Dios de ustedes”». María Magdalena fue a anunciar a los discípulos que había visto al Señor y que él le había dicho esas palabras.

 Lectura espiritual breve

Lee con atención la siguiente reflexión que te ayudará a profundizar el evangelio:

María Magdalena es un personaje que aparece numerosas veces en los Evangelios. La tradición cristiana la recuerda por haber sido una mujer muy pecadora, siguiendo sobre todo el texto del Evangelio de San Lucas que narra que Jesús echó de ella 7 demonios. Sin embargo, fuera de esa referencia, todas sus otras apariciones en los Evangelios están teñidas de un profundo amor al buen Jesús. Ella fue una fiel discípula, estuvo con el Señor en las buenas y en las malas, tanto así que incluso fue de los pocos fieles que acompañó al Señor en la cruz y hoy el Evangelio nos muestra que fue a embalsamar el cuerpo de Jesús. Más allá de su vida pasada de pecado, lo que más resalta en ella es su amor al Señor. Y así ella se convierte en un signo vivo de esperanza para todos los que somos pecadores y anhelamos ser santos, nos muestra claramente cómo el amor triunfa sobre el pecado, cómo el Señor lo perdona todo y con su perdón nos hace personas nuevas, nos hace mejores que antes y nos invita a una vida plena, llena de amor. 

Por eso Jesús se manifiesta con particular ternura en este pasaje y se muestra como lo que es, el Buen Pastor, que llama a sus ovejas por su nombre: María. Y ellas reconocen su voz: Rabbuní, dice María. María sale en búsqueda amorosa de Jesús, incluso creyendo que estaba muerto para honrar su santo cuerpo. Y Jesús se le manifiesta vivo, resucitado, el Buen Pastor que nunca va a dejar de pastorear a sus ovejas, porque ha resucitado, porque está vivo entre nosotros y nos ama. Y este pastoreo de Jesús tiene un gesto más, que es muy hermoso. En la última cena le había dicho a sus apóstoles: no los llamo siervos, sino amigos. Sin embargo, hoy no los llama ni siervos, ni amigos. Sino que hoy le dice a María: ve y diles esto a mis hermanos. Somos verdaderamente hermanos de Jesús. Hemos recibido la filiación divina. Somos hijos adoptivos del Padre, hermanos de Cristo y esa es nuestra alegría. Tenemos un Dios que nos ama tanto que se ha hecho hermano. (Padre Juan Jose Paniagua)

Breve meditación personal

Haz silencio en tu interior y pregúntate:

1.- ¿Qué me dice el Evangelio que he leído?

2.- ¿Cómo ilumina mi vida?

3.- ¿Qué tengo que cambiar para ser más como Jesús?

4.- ¿Qué me falta para ser más como Él?

 Acción de gracias y peticiones personales

Gracias, Señor por este momento de oración y de encuentro contigo. Ayúdame a tener confianza en ti y en tu amor. A vivir con la alegría de la certeza de que siempre cumples tus promesas. Enséñame Señor a acoger la gracia de tu Resurrección y anunciar esta inmensa alegría a todos mis hermanos. Amén.

Si quieres, puedes pedirle al Señor por tus intenciones.

Reza un Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria…

Consagración a María

Pidámosle a María que nos acompañe siempre:

Reina del Cielo, alégrate, aleluya, 
porque el Señor, a quien llevaste en tu seno, aleluya, 
ha resucitado, según su palabra, aleluya.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, 
ahora y en la hora de nuestra muerte. 

Amen.

+ En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Comentarios

Comentarios

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
A %d blogueros les gusta esto: