Plantilla Mividaenxto

Oración del lunes: “No juzguen, para no ser juzgados”

Plantilla Mividaenxto

+  En el nombre del Padre y, del Hijo, y del Espíritu Santo: Amén.

Oración inicial

Señor Jesús, te doy gracias por tu inmenso Amor, y porque me permites estar otra vez en tu presencia para escuchar tu palabra. Ayúdame a acogerla con humildad para que pueda transformar mi vida.

Acto penitencial

– (Hago en silencio un breve examen de conciencia de mi último día).

Perdóname Señor por todas mis faltas, especialmente por aquellas con las que atento contra la caridad y dejo de ver a los demás como mis hermanos. Ayúdame a acogerme a tu infinita misericordia y a aprender de Ti a ser «manso y humilde corazón».

Lectura bíblica del Evangelio del día: “No juzguen, para no ser juzgados” (San Mateo 7,1-5)

No juzguen, para no ser juzgados. Porque con el criterio con que ustedes juzguen se los juzgará, y la medida con que midan se usará para ustedes. ¿Por qué te fijas en la paja que está en el ojo de tu hermano y no adviertes la viga que está en el tuyo? ¿Cómo puedes decirle a tu hermano: ‘Deja que te saque la paja de tu ojo’, si hay una viga en el tuyo? Hipócrita, saca primero la viga de tu ojo, y entonces verás claro para sacar la paja del ojo de tu hermano.

Lectura espiritual breve

El Padre Sebastián Correa nos dice: 

Muchas veces caemos en juzgar a nuestro prójimo. Y podemos hacerlo de dos formas: o lo juzgamos en nuestro interior o hablamos mal de él a sus espaldas manifestándole a terceras personas sus defectos. Creemos que, porque sus defectos o pecados son reales, tenemos el derecho de juzgarlo y difamarlo ante los demás. Ante eso San Juan Clímaco nos da un gran consejo, que nos ayuda a vivir realmente el amor al prójimo: “Si le amas, tal como dices, ora en secreto por él y no te burles de este hombre. Es esta la manera de amar que agrada al Señor; no pierdas esto de vista, y vigilarás cuidadosamente para no juzgar a los pecadores”. Siempre es más fácil quejarse y hablar mal. Pero la misión del cristiano es vivir el amor. Si vemos a alguno de nuestros hermanos caer, nosotros debemos rezar por él y animarlo en el combate: “Ánimo hermano, recuerda que el camino cristiano no es de los que no se caen, sino de aquellos que cayéndose son capaces de confiar en la gracia de Dios y ponerse pie”. Vivir esta actitud no solo ayudará a aquel que está en el error, sino también nos ayudará a nosotros a vivir más auténticamente el amor y a crecer en la virtud.

Breve meditación personal

– (Haz silencio en tu interior y pregúntate:)

1.- ¿Suelo juzgar a alguna persona en particular?

2.- ¿Cuál es mi actitud al constatar los errores y pecados del prójimo?

Acción de gracias y peticiones

Te doy gracias Señor por enseñarme a vivir el camino de la humildad y la caridad. Ayúdame a aprender a mirarme a mí mismo cada vez con más misericordia, para que esta sea mi mirada hacia mis hermanos. Enséñame, Señor, a aprender de Ti a amar a mis hermanos con tu amor y no encerrarme en mi egoísmo, negándome a vivir la hermosa experiencia de comunión a la que me invitas.

Amén.

– (Si quieres, puedes hacer pedirle al Señor por tus intenciones).

– Reza un Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria...

Consagración a María

–  Termina esta oración rezándole a Santa María.

¡Cuando Tú estás junto a mí
me siento confiado y seguro.
Tu auxilio maternal
me hace experimentar
el calor de tu ternura.
Acompáñame siempre,
¡oh Santísima!
Nunca te alejes de mí,
incluso cuando yo
me muestre ingrato;
apelo a tu comprensión
y perdón de Madre.
Tu dulce perseverancia
será siempre
un ardoroso ejemplo
y un aliciente para mi fidelidad.
Amén.

+  En el nombre del Padre y, del Hijo, y del Espíritu Santo: Amén.

Comentarios

Comentarios

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email