Marta y Maria

Oración del lunes: “María, tomando una libra de perfume de nardo puro, de mucho precio, ungió con él los pies de Jesús y los secó con sus cabellos”

+  En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Oración inicial

Señor, reconozco tu amor por mí. Sé que me cuidas y acompañas siempre, y por eso quiero pedirte al comenzar esta oración que me ayudes a profundizar en tu palabra, para que escuchándola con la mente y el corazón, pueda vivirla en mi vida dando gloria al Padre.

Acto penitencial

Hago en silencio un breve examen de conciencia de mi último día.

Señor, con inmensa confianza me pongo ante Ti, reconociéndome necesitado de tu perdón, de tu misericordia. Renuévame Señor las fuerzas en mi combate contra mi pecado, y lléname de amor y de esperanza en mi camino hacia la santidad, muy en especial en este tiempo en que me preparo para acogerte en la conmemoración de tu pasión, muerte y resurrección.

Lectura Bíblica según el Evangelio del día: “María, tomando una libra de perfume de nardo puro, de mucho precio, ungió con él los pies de Jesús y los secó con sus cabellos.” San Juan 12,1-11

Seis días antes de la Pascua, Jesús volvió a Betania, donde estaba Lázaro, al que había resucitado. Allí le prepararon una cena: Marta servía y Lázaro era uno de los comensales. María, tomando una libra de perfume de nardo puro, de mucho precio, ungió con él los pies de Jesús y los secó con sus cabellos. La casa se impregnó con la fragancia del perfume. Judas Iscariote, uno de sus discípulos, el que lo iba a entregar, dijo: “¿Por qué no se vendió este perfume en trescientos denarios para dárselos a los pobres?”. Dijo esto, no porque se interesaba por los pobres, sino porque era ladrón y, como estaba encargado de la bolsa común, robaba lo que se ponía en ella. Jesús le respondió: “Déjala. Ella tenía reservado este perfume para el día de mi sepultura. A los pobres los tienen siempre con ustedes, pero a mí no me tendrán siempre”. Entre tanto, una gran multitud de judíos se enteró de que Jesús estaba allí, y fueron, no sólo por Jesús, sino también para ver a Lázaro, al que había resucitado. Entonces los sumos sacerdotes resolvieron matar también a Lázaro, porque muchos judíos se apartaban de ellos y creían en Jesús, a causa de él.

Lectura espiritual breve

Lee con atención la siguiente reflexión que te ayudará a profundizar el evangelio:

Hace muy pocos días Jesús acaba de resucitar a Lázaro y sus familiares lo invitan a cenar. Se descubrían bendecidos por Dios, el Señor los había mirado con misericordia y les había devuelto en vida a su ser querido. Y María, hermana de Lázaro, realiza un gesto realmente hermoso. Unge con un perfume carísimo los pies del Señor, de unos 300 denarios, es decir, el salario de todo un año debido a un obrero. Y digo que es un gesto bellísimo porque expresa lo grande y lo infinita que es la misericordia de Dios, que no tiene precio. Cuando alguien ha experimentado la grandeza del amor de Dios, descubre que es una medida que sobrepasa todo lo humano. Probablemente en la memoria de María resonaban las palabras del salmista: “¿cómo pagaré al Señor todo el bien que me ha hecho?” (Salmo 115). No hay medida, humanamente nada sería suficiente. Su misericordia no tiene medida. 

En esta semana Santa tengamos como María un corazón agradecido. Que la gratitud a Dios inflame el amor de nuestro corazón. Ofrezcámosle también al Señor el agradable perfume de nuestras buenas obras, de nuestra caridad, de nuestra misericordia. Y que así como el perfume de María inundó con su fragancia toda la habitación, que nuestras buenas obras, también inunden con su fragancia al mundo entero, que inspiren con su aroma a todos nuestros hermano. (Padre Juan Jose Paniagua) 

Breve meditación personal

Haz silencio en tu interior y pregúntate:

1.- ¿Qué me dice el evangelio que he leído?

2.- ¿Cómo ilumina mi vida?

3.- ¿Qué tengo que cambiar para ser más como Jesús?

4.- ¿Qué me falta para ser más como Él?

Acción de gracias y peticiones personales

Gracias Buen Señor por mostrarme el camino a seguir. Te pido que me ayudes a ser como la buena María que supo ver lo esencial en Ti. Te pido también que me ayudes a vivir activamente esta Semana Santa para poder infundir en los demás tu amor, tu alegría y tu luz.

Amén

Si quieres, puedes pedirle al Señor por tus intenciones.

 Reza un Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria…

Consagración a María

Pidámosle a María que nos acompañe siempre:

¡Oh Señora mía, oh Madre mía!,
yo me entrego del todo a Ti,
y en prueba de mi filial afecto,
te consagro en este día
mis ojos, mis oídos, mi lengua y mi corazón,
en una palabra, todo mi ser,
ya que soy todo tuyo,
¡oh Madre de bondad!,
guárdame y protégeme como hijo tuyo. Amén.

+  En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Comentarios

Comentarios

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
A %d blogueros les gusta esto: