Oración del lunes: “Les aseguro que esta pobre viuda ha dado más que nadie”

Oración del lunes

“Les aseguro que esta pobre viuda ha dado más que nadie”

 

+  En el nombre del Padre y, del Hijo, y del Espíritu Santo: Amén.

Oración inicial

Señor, me pongo en tu presencia para pedirte que aumentes mi fe y pueda así profundizar en tu Palabra de Vida. Te pido también para que esta oración me permita entrar en comunión de amor contigo.

Acto penitencial

– (Hago en silencio un breve examen de conciencia de mi último día).

Señor, Dios de Amor y Misericordia, reconozco mi debilidad y te pido perdón por mis pecados. Me acojo a tu bondad y te ruego me concedas la gracia que me permita avanzar en mi camino de conversión personal.

Lectura Bíblica según el Evangelio del día: “Les aseguro que esta pobre viuda ha dado más que nadie” (Lc 21, 1-4).

Después, levantando los ojos, Jesús vio a unos ricos que ponían sus ofrendas en el tesoro del Templo.  Vio también a una viuda de condición muy humilde, que ponía dos pequeñas monedas de cobre, 
y dijo: “Les aseguro que esta pobre viuda ha dado más que nadie. 
Porque todos los demás dieron como ofrenda algo de lo que les sobraba, pero ella, de su indigencia, dio todo lo que tenía para vivir”.

Lectura espiritual breve

Escuchemos lo que nos dice el Papa San Juan Pablo II:

Ciertamente Cristo no quita la limosna de nuestro campo visual. Piensa también en la limosna pecuniaria, material, pero a su modo. A este propósito, es más elocuente que cualquier otro, el ejemplo de la viuda pobre, que depositaba en el tesoro del templo algunas pequeñas monedas: desde el punto de vista material, una oferta difícilmente comparable con las que daban otros. Sin embargo, Cristo dijo: «Esta viuda… echó todo lo que tenía para el sustento» (Lc 21,3-4). Por lo tanto, cuenta sobre todo el valor interior del don: la disponibilidad a compartir todo, la prontitud a darse a sí mismos.

Breve meditación personal

– (Haz silencio en tu interior y pregúntate:)

1.- ¿Qué me dice el evangelio que he leído?

2.- ¿Cómo ilumina mi vida?

3.- ¿Qué tengo que cambiar para ser más como Jesús?

4.- ¿Qué me falta para ser más como Él?

Acción de gracias y peticiones personales

Señor Dios Padre Eterno, te agradezco por este momento de oración porque me llenas de bendiciones y me das la fuerza del Santo Espíritu para encaminarme hacia el encuentro pleno con el dulce Jesús, tu Hijo.

Amén.

– (Si quieres, puedes pedirle al Señor por tus intenciones).

 – Reza un Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria…

Consagración a María

Pidámosle a María que nos acompañe siempre:

Hay tanto que hacer y cada quien tiene su propia tarea en la gesta de nuestro tiempo. Madre Santísima, intercede para que yo reciba la fuerza y el aliciente para cooperar con la gran tarea de cambiar este mundo nuestro poniendo mi grano de arena, que bien podría hacer la diferencia. Amén.

+  En el nombre del Padre y, del Hijo, y del Espíritu Santo: Amén.

Comentarios

Comentarios

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email