Plantilla Mividaenxto

Oración del lunes: «La piedra que los constructores rechazaron ha llegado a ser la piedra angular»

Plantilla Mividaenxto

+ En el nombre del Padre y, del Hijo, y del Espíritu Santo: Amén.

 

Oración inicial

Buen Jesús, gracias por esta Semana que comienza. Gracias por salir a mi encuentro y ayudarme a empezarla contigo. Te pido Señor que pueda escuchar tu Palabra de Vida, y dejándo que Ella actúe en mi corazón, pueda convertirme cada día en un discípulo más plenamente tuyo.

 

Acto penitencial

– (Hago en silencio un breve examen de conciencia de mi último día).

Señor Jesús, a Ti que te hiciste hombre para reconciliarnos con tu amor, te pido perdón por todos mis pecados y omisiones. Yo se que soy débil y pecador, pero sé también, que para quién se confía en Ti, todo le es posible. Por eso Señor pongo en Ti toda mi confianza y te ruego que me ayudes a luchar con tesón contra la tentación y contra todo mal. Gracias Señor.

 

Lectura bíblica: Mc 12,1-12

Jesús se puso a hablarles en parábolas: «Un hombre plantó una viña, la cercó, cavó un lagar y construyó una torre de vigilancia. Después la arrendó a unos viñadores y se fue al extranjero. A su debido tiempo, envió a un servidor para percibir de los viñadores la parte de los frutos que le correspondía. Pero ellos lo tomaron, lo golpearon y lo echaron con las manos vacías. De nuevo les envió a otro servidor, y a este también lo maltrataron y lo llenaron de ultrajes. Envió a un tercero, y a este lo mataron. Y también golpearon o mataron a muchos otros. Todavía le quedaba alguien, su hijo, a quien quería mucho, y lo mandó en último término, pensando: ‘Respetarán a mi hijo’. Pero los viñadores se dijeron: ‘Este es el heredero: vamos a matarlo y la herencia será nuestra’. Y apoderándose de él, lo mataron y lo arrojaron fuera de la viña. ¿Qué hará el dueño de la viña? Vendrá, acabará con los viñadores y entregará la viña a otros. ¿No han leído este pasaje de la Escritura: La piedra que los constructores rechazaron ha llegado a ser la piedra angular: esta es la obra del Señor, admirable a nuestros ojos?». Entonces buscaban la manera de detener a Jesús, porque comprendían que esta parábola la había dicho por ellos, pero tenían miedo de la multitud. Y dejándolo, se fueron.

 

Lectura espiritual breve

Lee este texto del Padre Sebastián Correa:

Con esta parábola el Señor le enseña a los apóstoles la suerte que Él mismo debía correr, pues fue enviado por el Padre para salvar a la humanidad y ésta lo rechazó y lo condenó a muerte. Pero también vemos la grandeza de Dios ante la negación de los hombres, pues sigue apostando por nosotros y por nuestra salvación. El Padre al ver que los hombres dieron muerte a su Hijo pudo haber vengado su muerte, pero sabemos que no fue así. Él aprovechó eso para vivir la máxima entrega de amor, y así reconciliarnos desde lo más profundo de nuestro ser. Ahora nosotros bautizados tenemos que continuar con esa misión de Dios. A veces tendremos la negativa de los hombres, pero debemos seguir predicando y viviendo el amor, pues como dice San Pablo, «Cristo nos confió el ministerio de la reconciliación»

 

Breve meditación personal

Haz silencio en tu interior y pregúntate:

1.- ¿Cómo respondo al amor que Dios ha tenido conmigo a pesar de mis pecados?

2.- ¿Me desanimo cuando encuentro dificultades para anunciar al Señor?

3.- ¿Cómo vivo el “ministerio de la reconciliación”?

Acción de gracias y peticiones

Gracias Buen Señor. Gracias por tu reconciliación y por el amor que nos tienes. Tú no has mirado nuestra indignidad, sino que has seguido apostando una y otra vez por nosotros. Ayúdame a poder vivir en mi día tu Evangelio, para que así pueda iluminar a todo el mundo con tu luz divina. Amén.

(Si quieres, puedes hacer pedirle al Señor por tus intenciones).

Reza un Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria…

 

Consagración a María

Termina esta oración rezándole a Santa María:

¡Cuando Tú estás junto a mí me siento confiado y seguro. Tu auxilio maternal me hace experimentar el calor de tu ternura. Acompáñame siempre, ¡oh Santísima! Nunca te alejes de mí, incluso cuando yo me muestre ingrato; apelo a tu comprensión y perdón de Madre. Tu dulce perseverancia será siempre un ardoroso ejemplo y un aliciente para mi fidelidad. Amén.

 

+ En el nombre del Padre y, del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Comentarios

Comentarios

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email