evangelio

Oración del jueves: “Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo”

Oración del jueves

“Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo”

+  En el nombre del Padre y, del Hijo, y del Espíritu Santo: Amén.

Oración Inicial

Señor Jesús, te quiero agradecer por permitirme compartir estos momentos de oración contigo. Quiero conocerte más y conocerme a mí con mayor profundidad. Que pueda escuchar tu Voz, y todo lo que me quieras decir.

Acto penitencial

– Hago en silencio un breve examen de conciencia de mi último día.

Señor, tú sabes que muchas veces me caigo. Perdóname por mis pecados, por mis faltas y fragilidades. Tú conoces mi corazón, y sabes que te quiero. Por eso me confío en tu misericordia, y te doy gracias porque en la Cruz me has dado el perdón.

Lectura Bíblica según el Evangelio del día:“Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo” (Juan 6, 44-51)

En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente: “Nadie puede venir a mí, si no lo atrae el Padre que me ha enviado. Y yo lo resucitaré el último día. Está escrito en los profetas: “Serán todos discípulos de Dios.” Todo el que escucha lo que dice el Padre y aprende viene a mí. No es que nadie haya visto al Padre, a no ser el que procede de Dios: ése ha visto al Padre. Os lo aseguro: el que cree tiene vida eterna. Yo soy el pan de la vida. Vuestros padres comieron en el desierto el maná y murieron: éste es el pan que baja del cielo, para que el hombre coma de él y no muera. Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo; el que coma de este pan vivirá para siempre. Y el pan que yo daré es mi carne para la vida del mundo.”

Lectura Espiritual breve

– Lee este texto de San Ambrosio que te ayudará a profundizar el sentido del Evangelio.

«Todo lo tenemos en Cristo; todo es Cristo para nosotros. Si quieres curar tus heridas, Él es médico. Si estás ardiendo de fiebre, Él es manantial. Si estás oprimido por la iniquidad, Él es justicia. Si tienes necesidad de ayuda, Él es vigor. Si temes la muerte, Él es la vida. Si deseas el cielo, Él es el camino. Si refugio de las tinieblas, Él es la luz. Si buscas manjar, Él es alimento» (San Ambrosio de Milán).

Breve meditación personal

– Haz silencio en tu interior y pregúntate: ¿Qué me dice el evangelio que he leído? ¿Cómo ilumina mi vida? ¿Cómo es Jesús…? ¿Qué tengo que cambiar para ser más como Él? y ¿Qué me falta para ser más como Él?

Acción de gracias y peticiones personales

Señor Jesús, te quiero agradecer por permitirme compartir estos momentos de encuentro y reflexión. Ayúdame con la fuerza de tu gracia, a crecer en mi vida espiritual, a ser un mejor cristiano, y que siempre busque que Tú seas el centro de mi vida.

Amén

– Si quieres, puedes hacer pedirle al Señor por tus intenciones.
-*Esta semana, siguiendo el llamado que hizo el Papa, reza especialmente por las vocaciones al sacerdocio y la vida consagrada. 

– Reza un Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria...

Consagración a María

–  Termina esta oración rezándole a María.

Santa María,
Madre del Señor Jesús y nuestra,
obténnos la presencia vivificante
del Espíritu,
y la gracia de andar siempre
por los caminos de Dios;
por tu bondadosa intercesión
consigue que estemos libres:
de las tristezas presentes,
de las acechanzas del enemigo,
de las flaquezas en la lucha,
de la permisividad
con nuestras inconsistencias;
y para cuando seamos
convocados por el Padre
consigue para nosotros
las alegrías sin fin.
Amén.

+  En el nombre del Padre y, del Hijo, y del Espíritu Santo: Amén.

Comentarios

Comentarios

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
A %d blogueros les gusta esto: