door-open

Oración del jueves: “Pidan y se les dará; busquen y encontrarán; llamen y se les abrirá”

door-open

+  En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Oración inicial

Señor, vengo a tu encuentro necesitado de tu gracia, de la fuerza de tu amor. Me doy cuenta que no puedo caminar sin Ti y por eso al comenzar esta oración, pido el auxilio de tu gracia, para poder acoger tu palabra en este momento de oración.

Acto penitencial

– (Hago en silencio un breve examen de conciencia de mi último día).

Señor, soy consciente de mis debilidades. Por eso me acerco a Ti arrepentido por los errores cometidos y confiado en recibir tu perdón, confiado también en que con tu gracia podré salir adelante y caminar con más fuerza hacia la santidad.

Lectura Bíblica según el Evangelio del día: “Pidan y se les dará; busquen y encontrarán; llamen y se les abrirá” San Mateo 7,7-12

Jesús dijo a sus discípulos: Pidan y se les dará; busquen y encontrarán; llamen y se les abrirá. Porque todo el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y al que llama, se le abrirá. ¿Quién de ustedes, cuando su hijo le pide pan, le da una piedra? ¿O si le pide un pez, le da una serpiente? Si ustedes, que son malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más el Padre celestial dará cosas buenas a aquellos que se las pidan! Todo lo que deseen que los demás hagan por ustedes, háganlo por ellos: en esto consiste la Ley y los Profetas.

Lectura espiritual breve

Lee con atención las palabras del Padre Juan José Paniagua:

¿Cuál es nuestra actitud cuando pedimos? ¿Hemos puesto toda nuestra confianza en el Señor? Porque muchas veces pedimos, pero con desconfianza. Pedimos pero en realidad sin creerle a Dios. Pedimos y en seguida nos convertimos en fiscalizadores de Dios, pretendiendo que las cosas se den tal y como lo queremos. Porque esa es la actitud del soberbio, que pide con aparente humildad, pero no tolera que las cosas no vayan a salir según sus planes. A veces pensamos así, sobre todo cuando Dios no nos concede las cosas de la manera que nosotros quisiéramos. Nos ponemos en la posición de pensar que si nosotros fuéramos Dios hubiéramos hecho las cosas mejor que Él. Jesús nos invita hoy a pedirle con confianza. Él siempre nos oye y sabe darnos lo que más nos conviene. Pidan y se les dará, dice el Evangelio. Porque el verdadero poder de la oración no es sólo que obtengamos cosas buenas sino sobretodo que seamos buenos. Y ese bien Dios siempre nos lo da. Dios siempre se da a sí mismo, nunca nos deja con las manos vacías.

Breve meditación personal

– (Haz silencio en tu interior y pregúntate:)

1.- ¿Le pido con insistencia a Dios? 

2.- ¿Confío que de verdad me escucha?

3.- ¿Cuál es mi actitud cuando Dios no me concede lo que le pido?

4.- ¿Acojo con humildad lo que según su providencia me concede?

Acción de gracias y peticiones personales

Gracias, Señor, por este momento de oración. Yo sé que Tú lo sabes todo, Tú sabes lo que hay en mi corazón. Por eso te ruego que me ayudes a aprender a rezar con todo mi ser, para que constantemente pueda encontrarme contigo y así dejar que seas Tú quien viva en mí.

Amén

– (Si quieres, puedes pedirle al Señor por tus intenciones).

 – Reza un Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria…

Consagración a María

–  Pidámosle a María que nos acompañe siempre:

Santa María,
Madre del Señor Jesús y nuestra,
obténnos la presencia vivificante
del Espíritu,
y la gracia de andar siempre
por los caminos de Dios.

+  En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Comentarios

Comentarios

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email