mividaenxto

Oración del jueves: «Les aseguro que a esta generación se le pedirá cuenta de todo esto»

mividaenxto

+ En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Oración inicial

Señor Jesús, gracias por este momento de oración y encuentro contigo. Es un inmenso don por el que debo responder con generosidad.

Acto penitencial

– (Hago en silencio un breve examen de conciencia de mi último día).

Reconozco Señor cómo muchas veces me alejo de Ti y de tu plan. Olvido quién soy y para qué he nacido. Concédeme la gracia de tu perdón y que tu misericordia me levante de nuevo, una y otra vez.

Lectura Bíblica: Lc 11,47-54

«¡Ay de ustedes, que construyen los sepulcros de los profetas, a quienes sus mismos padres han matado! Así se convierten en testigos y aprueban los actos de sus padres: ellos los mataron y ustedes les construyen sepulcros. Por eso la Sabiduría de Dios ha dicho: Yo les enviaré profetas y apóstoles: matarán y perseguirán a muchos de ellos. Así se pedirá cuanta a esta generación de la sangre de todos los profetas, que ha sido derramada desde la creación del mundo: desde la sangre de Abel hasta la sangre de Zacarías, que fue asesinado entre el altar y el santuario. Sí, les aseguro que a esta generación se le pedirá cuenta de todo esto. ¡Ay de ustedes, doctores de la Ley, porque se han apoderado de la llave de la ciencia! No han entrado ustedes, y a los que quieren entrar, se lo impiden». Cuando Jesús salió de allí, los escribas y los fariseos comenzaron a acosarlo, exigiéndole respuesta sobre muchas cosas y tendiéndole trampas para sorprenderlo en alguna afirmación.

Lectura espiritual breve

Reflexión del Padre Juan José Paniagua:

La crítica a los fariseos es dura, ha durado toda la semana. Es dura porque eran la clase religiosa de su tiempo, personas que buscaban, aunque de manera equivocada, agradar a Dios. Imagínense qué terrible, creer que estás agradando a Dios con tus obras, pero en realidad te estás alejando de Él.

¿Dónde estaba su error? Eran cumplidores meticulosos de la ley, por eso la gente los admiraba. Su problema es que se habían quedado sólo en el cumplimiento externo y habían olvidado el espíritu de la ley, lo interior. Dios nos otorgó la ley como un camino para que nos pudiéramos acercar a Él, para ayudarnos a vivir mejor la caridad, la misericordia, la solidaridad, la justicia, para encaminar nuestras obras hacia el bien. Imagínense a alguien que cumple todas las normas externas y ritos, y todos lo ven y admiran, pero en su interior no quiere perdonar a alguien que lo ha ofendido, vive apegado a las cosas materiales. Dios lo está llamando a que lo siga de cerca, pero no está dispuesto a decirle que sí porque está apegado a sus propios planes.

El sacrificio que Dios quiere no es tanto el externo, sino el interno. La limosna que Dios pide no es tanto la que damos materialmente, sino la interior, donándonos a nosotros mismos, viviendo la misericordia. Ahí sí vamos a cumplir el fondo y la razón de ser de la ley. No lo olvidemos, los mandamientos son importantísimos, cumplámoslos, pero no solo para que nos vean, sino como camino para cambiar por dentro, para ser santos.

Breve meditación personal

Haz silencio en tu interior y pregúntate:

1.- ¿Compartes tu tiempo, tu alegría con los demás?

2.- ¿Te esfuerzas en cumplir los mandamientos de Dios con amor, como un camino para asemejarte más a Él?

Acción de gracias y peticiones personales

Te agradezco Señor porque una vez más me muestras cómo tu justicia es tan diferente de la que plantea el mundo. Te pido que me ayudes a vivir como Tú la misericordia y a ser tu apóstol tendiendo puentes que acerquen a mis hermanos a la comunión de la Iglesia. Amén.

(Si quieres, puedes pedirle al Señor por tus intenciones).

Reza un Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria…

Consagración a María

Pidámosle a María que nos acompañe siempre:

Madre del Redentor, Virgen fecunda
puerta del Cielo
siempre abierta,
estrella del mar
ven a librar al pueblo que tropieza
y se quiere levantar.

Ante la admiración
de cielo y tierra,
engendraste a tu Santo Creador,
y permanecés siempre Virgen,
recibe el saludo del ángel Gabriel
y ten piedad de nosotros pecadores.

 

+ En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

 

Comentarios

Comentarios

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
A %d blogueros les gusta esto: