TachoDimas-155692184086-cathopic

Oración del jueves: «José hizo lo que el Ángel del Señor le había ordenado»

+  En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Oración inicial

Buen Jesús, te doy gracias por celebrar en este día al justo San José. Te pido que, así como él fue reverente y silencioso para escuchar las palabras del ángel, me ayudes a que yo también pueda escuchar tu voz para vivirla con radicalidad en mi vida.

Acto penitencial

Hago en silencio un breve examen de conciencia de mi último día

Señor, con inmensa confianza me pongo ante Ti, reconociéndome necesitado de tu perdón, de tu misericordia. Renuévame, Señor, las fuerzas en mi combate contra mi pecado, y lléname de amor y de esperanza en el camino hacia la santidad, muy en especial en este tiempo en que me preparo para celebrar tu Pasión, Muerte y Resurrección.

Lectura Bíblica según el Evangelio del día: “José hizo lo que el Ángel del Señor le había ordenado” Mt 1,16.18-21.24

Jacob fue padre de José, el esposo de María, de la cual nació Jesús, que es llamado Cristo. Este fue el origen de Jesucristo: María, su madre, estaba comprometida con José y, cuando todavía no habían vivido juntos, concibió un hijo por obra del Espíritu Santo. José, su esposo, que era un hombre justo y no quería denunciarla públicamente, resolvió abandonarla en secreto. Mientras pensaba en esto, el Ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: «José, hijo de David, no temas recibir a María, tu esposa, porque lo que ha sido engendrado en ella proviene del Espíritu Santo. Ella dará a luz un hijo, a quien pondrás el nombre de Jesús, porque él salvará a su Pueblo de todos sus pecados». Al despertar, José hizo lo que el Ángel del Señor le había ordenado: llevó a María a su casa.

Lectura espiritual breve

Medita con este texto del Padre Juan José Paniagua:

Hoy celebramos a San José, el casto esposo de la Virgen María. Y el Evangelio nos lo presenta hoy en medio de una situación difícil. Porque María ya era su esposa, sin embargo aún no convivían, pero era notorio que María había quedado embarazada, pero no de Él. Por lo tanto, para la gente de aquella época eso era adulterio y estaba castigado con la muerte, ser apedreada públicamente. Sin embargo San José decide rechazarla, pero en secreto, porque no quería que la apedreen. Podríamos preguntarnos, ¿por qué decimos entonces que era una persona justa, si no cumplió la ley? Además cualquiera hubiera pensado: ¡me ha traicionado, merece un castigo! Sin embargo San José no era un mero cumplidor de leyes, sino que también era una persona compasiva. Y creo que eso nos ayuda a entender quién es una persona justa. 

El justo no es simplemente el que cumple mecánicamente mandatos y normas externas, el justo es el hombre piadoso que ama a Dios y que cumple sus mandatos porque vive cerca de Dios. Y es por eso que de él brota la compasión, la misericordia. No juzga a María, no la condena en su interior, sino que trata de salvarla. Esa es la verdadera justicia, no la que busca el castigo del pecador, eso es ser un justiciero. El justo es el que siempre busca el bien del otro, su conversión. Porque lo injusto sería que una persona no pueda ser perdonada. 

Por tanto vemos que San José es modelo de hombre recto, veraz. Y se convierte en modelo para todos aquellos que son padres de familia, jefes del hogar. Están invitados a ser hombres justos, es decir, que amen profundamente a Dios y sus mandatos y al mismo tiempo que sean compasivos y misericordiosos con los demás. Vivamos así. San José es un hombre del que se dice muy poco, pero suficiente, porque ya se sabe lo esencial. Que nos conozcan también por lo esencial. El resto sobra. Que lo esencial en nuestra vida sea amar a Jesús.

Breve meditación personal

Haz silencio en tu interior y pregúntate:

1.- ¿Qué me dice el evangelio que he leído?

2.- ¿Cómo ilumina mi vida?

3.- ¿Qué tengo que cambiar para ser más como Jesús?

4.- ¿Qué me falta para ser más como Él?

Acción de gracias y peticiones personales

Te agradezco Señor por este momento de oración. Gracias por darnos a San José como modelo a seguir, tanto en la escucha de tus palabras, como en la obediencia y sobre todo, en el amor a Ti. Te pido que me ayudes a luchar con generosidad para seguir su ejemplo y poder amarte con un corazón sencillo y puro.
Amén.

Si quieres, puedes pedirle al Señor por tus intenciones

Reza un Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria…

Consagración a María

Pidámosle a María que nos acompañe siempre:

¡Oh Señora mía, oh Madre mía!,
yo me entrego del todo a Ti
y en prueba de mi afecto,
con amor filial te consagro en este día
todo lo que soy,
todo lo que tengo.Guarda y protege,
y también defiendea este hijo tuyo,
que así sea.
Amén.

+  En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Comentarios

Comentarios

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
A %d blogueros les gusta esto: