Oración del jueves: “El reino de Dios está dentro de vosotros”

Oración del jueves

“El reino de Dios está dentro de vosotros”

+  En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Oración inicial

Señor Jesús, hoy me encuentro frente a Ti para hablarte, para relacionarme contigo como amigo mío que eres. Te pido que me ayudes a hacer silencio en mi interior para poder abrir mi corazón a tu Presencia y a la acción de tu Espíritu y así seas Tú quien reine en mi interior.

Acto penitencial

– (Hago en silencio un breve examen de conciencia de mi último día).

Señor, me encuentro ante Ti, débil, frágil. Reconozco que muchas veces no eres Tú el centro de mi vida. Te pido perdón por todos mis pecados y quiero renovar mi propósito de ser cada día más semejante a Ti. Dame fuerzas Señor, dame tu gracia para que viva cada día más según tu Plan de amor.

Lectura bíblica según el Evangelio del día: “El Reino de Dios está dentro de vosotros”. (San Lucas 17, 20-25)

En aquel tiempo, a unos fariseos que le preguntaban cuándo iba a llegar el Reino de Dios, Jesús les contestó: “El Reino de Dios no vendrá espectacularmente, ni anunciarán que está aquí o está allí; porque mirad, el Reino de Dios está dentro de vosotros”. Dijo a sus discípulos: “Llegará un tiempo en que desearéis vivir un día con el Hijo del hombre, y no podréis. Si os dicen que está aquí o está allí, no os vayáis detrás. Como el fulgor del relámpago brilla de un horizonte a otro, así será el Hijo del hombre en su día. Pero antes tiene que padecer mucho y ser reprobado por esta generación”

Lectura espiritual breve

Meditemos en lo que nos dice el Papa Benedicto XVI en su libro Jesús de Nazaret:

La nueva proximidad del reino de la que habla Jesús, y cuya proclamación es lo distintivo de su mensaje, esa proximidad del todo nueva reside en Él mismo. A través de su presencia y su actividad, Dios entra en la historia aquí y ahora de un modo totalmente nuevo, como Aquel que obra. Por eso ahora «se ha cumplido el plazo» (Mc 1,15); por eso ahora es, de modo singular, el tiempo de la conversión y el arrepentimiento, pero también el tiempo del júbilo, pues en Jesús Dios viene a nuestro encuentro. En Él ahora es Dios quien actúa y reina, reina al modo divino, es decir, sin poder terrenal, a través del amor que llega «hasta el extremo» (Jn 13, 1), hasta la cruz.

 Breve meditación personal

– (Haz silencio en tu interior y pregúntate:)

1.- ¿Qué me dice el evangelio que he leído?

2.- ¿Cómo ilumina mi vida?

3.- ¿Qué tengo que cambiar para ser más como Jesús?

4.- ¿Qué me falta para ser más como Él?

Acción de gracias y peticiones personales

Señor Jesús te doy gracias por este momento de oración que me das. Te agradezco también por salir a mi encuentro, porque eres Tú quien me busca y me atrae hacia ti. Te pido Señor que seas Tú el Rey de mi vida, que reines en mis pensamientos, en mi corazón, y en mis acciones cotidianas. Ayúdame Señor, a que por medio de tu gracia y mi acción pueda transmitirte a los demás para que se encuentren contigo y también reines en sus corazones.

Amén.

– (Si quieres, puedes pedirle al Señor por tus intenciones).

 – Reza un Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria…

Consagración a María

–  Pide la intercesión de María rezando esta oración:

Hay tanto que hacer
y cada quien
tiene su propia tarea
en la gesta
de nuestro tiempo.
Madre Santísima,
intercede para que
yo reciba la fuerza
y el aliciente
para cooperar con la gran tarea
de cambiar este mundo nuestro
poniendo mi grano de arena,
que bien podría
hacer la diferencia. Amén.

+  En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Comentarios

Comentarios

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
A %d blogueros les gusta esto: