Oración del jueves: “El que tenga oídos, que oiga”

Oración del jueves

“El que tenga oídos, que oiga”

nubes_de_tormenta_071105

+  En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Oración inicial

Señor Jesús, al aproximarse tu venida, te pido que esta oración vaya preparando mi corazón para recibir tu nacimiento y así pueda transformar mi vida para seguirte fielmente en el cumplimiento de tus enseñanzas.

Acto penitencial

– (Hago en silencio un breve examen de conciencia de mi último día).

Te pido perdón Señor por mis pecados cometidos. Y ya que tu siempre te muestras misericordioso con el pecador, dame fuerzas para convertirme es un mejor hijo de Dios, siendo obediente en todo al Padre.

Lectura bíblica según el Evangelio del día: “El que tenga oídos, que oiga”. San Mateo 11,11-15.

Les aseguro que no ha nacido ningún hombre más grande que Juan el Bautista; y sin embargo, el más pequeño en el Reino de los Cielos es más grande que él. Desde la época de Juan el Bautista hasta ahora, el Reino de los Cielos es combatido violentamente, y los violentos intentan arrebatarlo. Porque todos los Profetas, lo mismo que la Ley, han profetizado hasta Juan. Y si ustedes quieren creerme, él es aquel Elías que debe volver. ¡El que tenga oídos, que oiga!

Lectura espiritual breve

Lee lo que enseña San Macario de Egipto:

El que quiera acercarse al Señor, ser digno de la vida eterna, llegar a ser morada de Cristo, ser inundado por el Santo Espíritu, con el fin de tener los frutos de este Espíritu… debe primero creer firmemente en el Señor y luego entregarse sin reserva a sus mandatos… Debe hacerse violencia para ser humilde ante todo hombre, como dice el Señor: “Aprended de mí que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis vuestro descanso” (Mt 11,29). De igual manera, debe ejercitarse con todas sus fuerzas en ser siempre misericordioso, dulce, compasivo y bueno, como dice el Señor: “Sed buenos y comprensivos como vuestro Padre celeste es compasivo” (Lc 6,36; Mt 5,48). Y también: “Si me amáis, guardareis mis mandos” (Jn 14,15). Y “Haceos violencia, porque de los que se hacen violencia es el Reino de los cielos”. Y “Esforzaos en entrar por la puerta estrecha” (Lc 13,24).

En todo, debe seguir el modelo de humildad, conducta, dulzura, y manera de vivir del Señor… Que persevere en la oración, que pida sin cansarse que el Señor venga y permanezca en él, lo restaure y le dé la fuerza para observar todos sus mandatos, y que el Salvador haga morada en su alma. Y entonces, lo que cumple haciéndose violencia, sin inclinación de la naturaleza, lo cumplirá de buen grado, porque se acostumbrará completamente al bien, se acordará sin cesar del Señor y lo esperará con gran amor. Cuando el Señor vea tal resolución, tendrá lastima de él, le librará de sus enemigos y del pecado que vive en él, y lo llenará del Santo Espíritu. Y así, en lo sucesivo, observará todos los mandatos del Señor con verdad, sin violencia ni cansancio – o más bien, será el Señor mismo quien cumplirá en él sus propios preceptos y producirá con toda pureza los frutos del Espíritu (cf Ga 5,22). que quiera acercarse al Señor, ser digno de la vida eterna, llegar a ser morada de Cristo, ser inundado por el Santo Espíritu, con el fin de tener los frutos de este Espíritu… debe primero creer firmemente en el Señor y luego entregarse sin reserva a sus mandatos… Debe hacerse violencia para ser humilde ante todo hombre, como dice el Señor: “Aprended de mí que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis vuestro descanso” (Mt 11,29).

De igual manera, debe ejercitarse con todas sus fuerzas en ser siempre misericordioso, dulce, compasivo y bueno, como dice el Señor: “Sed buenos y comprensivos como vuestro Padre celeste es compasivo” (Lc 6,36; Mt 5,48). Y también: “Si me amáis, guardareis mis mandos” (Jn 14,15). Y “Haceos violencia, porque de los que se hacen violencia es el Reino de los cielos”. Y “Esforzaos en entrar por la puerta estrecha” (Lc 13,24). En todo, debe seguir el modelo de humildad, conducta, dulzura, y manera de vivir del Señor… Que persevere en la oración, que pida sin cansarse que el Señor venga y permanezca en él, lo restaure y le dé la fuerza para observar todos sus mandatos, y que el Salvador haga morada en su alma. Y entonces, lo que cumple haciéndose violencia, sin inclinación de la naturaleza, lo cumplirá de buen grado, porque se acostumbrará completamente al bien, se acordará sin cesar del Señor y lo esperará con gran amor. Cuando el Señor vea tal resolución, tendrá lastima de él, le librará de sus enemigos y del pecado que vive en él, y lo llenará del Santo Espíritu. Y así, en lo sucesivo, observará todos los mandatos del Señor con verdad, sin violencia ni cansancio – o más bien, será el Señor mismo quien cumplirá en él sus propios preceptos y producirá con toda pureza los frutos del Espíritu (cf Ga 5,22).

 Breve meditación personal

– (Haz silencio en tu interior y pregúntate:)

1.- ¿Qué me dice el evangelio que he leído?

2.- ¿Cómo ilumina mi vida?

3.- ¿Qué tengo que cambiar para ser más como Jesús?

4.- ¿Qué me falta para ser más como Él?

Acción de gracias y peticiones personales

Gracias Buen Jesús por este llamado a la conversión, que me permite disponer mi corazón para tu venida. Al estar mi vida fundada en Ti, estaré confiado y seguro en el cumplimiento de tu Plan de Amor.

Amén.

– (Si quieres, puedes pedirle al Señor por tus intenciones).

 – Reza un Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria…

Consagración a María

–  Pide la intercesión de María rezando esta oración:

Hay tanto que hacer
y cada quien
tiene su propia tarea
en la gesta
de nuestro tiempo.
Madre Santísima,
intercede para que
yo reciba la fuerza
y el aliciente
para cooperar con la gran tarea
de cambiar este mundo nuestro
poniendo mi grano de arena,
que bien podría
hacer la diferencia. Amén.

+  En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Comentarios

Comentarios

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
A %d blogueros les gusta esto: