James-Tissot-Jesus-Unrolls-the-Book-in-the-Synagogue

Oración del jueves: «El Espíritu del Señor está sobre mí»

+  En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Oración inicial

Señor Jesús, te pido que me ayudes a disponer mi interior para acoger la luz de tu Santo Espíritu, y así poder vivir conforme al Plan de amor del Padre.

Acto penitencial

Hago en silencio un breve examen de conciencia de mi último día.

Te pido perdón Señor por mis pecados. Confío en tu infinita misericordia, y me acojo a tu perdón. Ayúdame a no ceder más ante las tentaciones y así pueda responder con fidelidad a tu amor.

Lectura bíblica según el Evangelio del día: «El Espíritu del Señor está sobre mí» Lc 4,14-22

Jesús volvió a Galilea por la fuerza del Espíritu y su fama se extendió en toda la región. Enseñaba en las sinagogas y todos lo alababan. Jesús fue a Nazaret, donde se había criado; el sábado entró como de costumbre en la sinagoga y se levantó para hacer la lectura. Le presentaron el libro del profeta Isaías y, abriéndolo, encontró el pasaje donde estaba escrito: El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha consagrado por la unción. Él me envió a llevar la Buena Noticia a los pobres, a anunciar la liberación a los cautivos y la vista a los ciegos, a dar la libertad a los oprimidos y proclamar un año de gracia del Señor. Jesús cerró el Libro, lo devolvió al ayudante y se sentó. Todos en la sinagoga tenían los ojos fijos en él. Entonces comenzó a decirles: «Hoy se ha cumplido este pasaje de la Escritura que acaban de oír». Todos daban testimonio a favor de él y estaban llenos de admiración por las palabras de gracia que salían de su boca. Y decían: «¿No es este el hijo de José?».

Lectura espiritual breve

Medita en el Evangelio con estas palabras de Santa Teresa de Calcuta:

El Espíritu de Dios está en mi corazón, me llamó y me puso a su lado. Comprendí lo que debo hacer: «Él me ha enviado a llevar la buena noticia a los pobres, a decir a los cautivos que nunca más estarán encarcelados, a decirles a los ciegos que pueden ver, y dar la libertad a los oprimidos, y a decir a todos la noticia de que el reinado de Dios ha llegado». No lleves gran cosa en tu equipaje, no vale la pena llevar dos camisas. El trabajador puede ganar lo que le hace falta. No te inquietes por lo que tendrás que decir, no te inquietes, porque aquel día el Espíritu de Dios hablará en tu corazón.

 Breve meditación personal

Haz silencio en tu interior y pregúntate:

1.- ¿Qué me dice el evangelio que he leído?

2.- ¿Cómo ilumina mi vida?

3.- ¿Qué tengo que cambiar para ser más como Jesús?

4.- ¿Qué me falta para ser más como Él?

Acción de gracias y peticiones personales

Gracias Buen Jesús por este momento de oración. Así como el Espíritu Santo te acompañó y te envió a anunciar la liberación a todas las gentes, te pido que permitas que me llene a mí también de su luz y fortaleza para que pueda anunciarte a los demás, siempre con alegría, disponibilidad y una profunda libertad. Amén.

Si quieres, puedes pedirle al Señor por tus intenciones.

 Reza un Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria…

Consagración a María

Pide la intercesión de María rezando un acto de consagración:

¡Oh Señora mía,
oh Madre mía!,
yo me entrego del todo a Ti
y en prueba de mi afecto,
con amor filial
te consagro en este día:
todo lo que soy, todo lo que tengo.
Guarda y protege,
y también defiende a este hijo tuyo,
que así sea.

+  En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Comentarios

Comentarios

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
A %d blogueros les gusta esto: