Maria

María, la discípula humilde

Un pasaje que nos hace pensar en la importancia de la humildad para la vida cristiana y en cómo María nos da el ejemplo.

«La virtud de la humildad, tan bella y necesaria, era desconocida para el mundo. Pero el Hijo de Dios descendió sobre la tierra para enseñarla con su propio ejemplo y quiso que buscásemos imitarlo especialmente en ella: “aprendan de Mí que soy manso y humilde de corazón” (Mt 11,29). María, que fue la primera y más perfecta discípula de Jesús en todas las virtudes, lo fue también en la humildad, por la cual mereció ser exaltada sobre toda criatura» (San Alfonso María de Ligorio).

Comentarios

Comentarios

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
A %d blogueros les gusta esto: