MARIA-CON-SU-HIJO

Madre de la ternura

El Niño duerme en la ternura de la Madre; la Madre contempla la maravilla de Dios. La Virgen nos presenta a su Hijo, nos muestra el rostro del Niño que refleja la inmensidad del amor de Dios que se hace pequeño y humilde. Que María nos obtenga permanecer siempre en la luz de este rostro que brilla sobre nosotros, para redescubrir en Él toda la ternura de Dios Padre; que ella aliente en nosotros la invocación al Espíritu Santo, para que renueve la faz de la tierra y transforme nuestros corazones, ablandando su dureza con la bondad desarmante del dulce Niño que ha nacido por nosotros.

Comentarios

Comentarios

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
A %d blogueros les gusta esto: