Los silencios

Por Kenneth Pierce.

En las últimas semanas hemos reflexionado sobre el llamado que nos hace San Pedro a añadir a nuestra fe la virtud. La virtud, el primer paso que nos propone el apóstol en su escalera espiritual, nos lleva a tener señorío de nosotros mismos. Se trata de un esfuerzo por colaborar con la gracia para poner orden en nuestro interior.

La modernidad, junto a muchas cosas buenas que ofrece, dificulta tantas veces la tarea de escucharse y de mirar nuestra interioridad. Sin embargo, si no miramos nuestro interior será muy difícil poner la armonía y el orden que requiere el señorío de uno mismo. Hoy, además, nos hemos acostumbrado demasiado al ruido, a la bulla y también a tantas distracciones que nos llevan a vivir de modo superficial.

Existe, sin embargo, un medio para poco a poco ir ganando de nuevo ese señorío sobre nosotros mismos. Se trata de vivir los “silencios”. Estos silencios no hacen referencia a una mera ausencia de ruido. Son, mas bien, un camino que a través de la disciplina de ciertas facultades va introduciendo orden en nuestro interior.

Imaginemos por un momento una casa un poco abandonada, con las ventanas sucias y el interior descuidado. Es difícil incluso entrar porque la cerradura no funciona. Empezamos con algo exterior como arreglar la cerradura y limpiar las ventanas. Eso nos permite entrar e iluminar lo interior, y así empezamos a poner orden también adentro de la casa.

Algo similar puede ocurrir cuando queremos cambiar y ser mejores. El ser humano es una unidad bio-psico-espiritual. Si mejoramos en una dimensión, eso beneficiará también a las otras. Del mismo modo, para ir poniendo orden en nuestro interior puede ayudar muchísimo empezar a poner orden en nuestro exterior. Así como las ventanas de la casa -algo exterior- hay también en nuestra vida aspectos de nuestro exterior que podemos ir transformando para ayudar en esta recuperación de la unidad interior.

Los silencios precisamente nos ayudan a eso. Así, por ejemplo, el silencio de palabra o el silencio de vista, entre otros. Aprender a utilizar estas facultades correctamente, algo que a veces hacemos muy poco, resultará muy valioso para avanzar por el camino de la virtud.

Comentarios

Comentarios

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
A %d blogueros les gusta esto: