jesus-washing-feet-1

Agape: “La caridad cubre multitud de pecados”

Por Kenneth Pierce

«El amor cubre multitud de pecados» (1Pe4,8). Así lo señala el Apóstol San Pedro en su primera carta. Qué experiencia interior habrá tenido el apóstol Pedro al escribir esas líneas, recordando quizás sus tres negaciones en el momento de la Pasión, que precisamente se sanaron con tres manifestaciones de amor.

Así, años más tarde, escribiría: «Ante todo, tengan entre ustedes intenso amor, pues el amor cubre multitud de pecados» (1Pe4,8). En estas palabras descubrimos, entonces, que el acento no está en el pecado, sino en el amor. De hecho la palabra “intenso” en griego habla de un amor que es continuo, perseverante, una cierta “tensión” positiva para amar.

Como vemos entonces, para San Pedro el acento no está en “cubre multitud de pecados”. Está en la exhortación “tengan entre ustedes intenso amor”. No se trata de negar la realidad del pecado, ni sus efectos en la persona y en el mundo, pero sí dirigir la mirada hacia lo esencial, como lo aprendió Pedro cuando luego de la Resurrección el Señor Jesús le pidió su triple manifestación de amor.

El pecado existe, pero no es lo más importante en la persona. El amor ni niega ni deja de considerar la gravedad del pecado, pero nos señala el horizonte positivo y exigente de transformación interior que el Espíritu obra en nosotros. Pedro lo aprendió muy bien, y por eso en sus palabras descubrimos una profunda exhortación a centrarnos en lo esencial y reconocer con humildad tanto nuestra fragilidad como la grandeza de nuestro llamado al amor

Comentarios

Comentarios

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
A %d blogueros les gusta esto: