Mividaenxto

Agape: “La caridad con uno mismo”

Por Kenneth Pierce

Muchas veces, cuando hablamos acerca de la caridad, pensamos que solo se refiere al prójimo. En realidad, también hemos de amarnos a nosotros mismos con amor de caridad. De hecho, así lo encontramos señalado por el mismo Señor Jesús: Ama a Dios sobre todas las cosas, y «al prójimo como a ti mismo» (Mt 22,39).

El hombre no debe amar solamente a Dios, sino también todas las cosas relacionadas con El, entre las cuales se encuentran tanto el prójimo como uno mismo. Debemos, pues, amarnos a nosotros mismos por Dios, quien nos ha creado y a su vez nos ama con amor infinito.

Estamos, por tanto, llamados a amarnos a nosotros mismos con verdadero amor de caridad. Se trata, ciertamente, de un amor que excluye todo egoísmo y egocentrismo, pues la caridad siempre tiene el amor a Dios como motivo, fin y fundamento.

Parecería superfluo decir que debemos amarnos, pero cuando lo pensamos bien, cuántas veces pensamos o hacemos cosas que nos dañan, sea porque nos alejan de Dios, o dañan de algún modo nuestro cuerpo, nuestra alma o nuestro espíritu.

Amarse a sí mismo es un camino necesario para avanzar por la santidad, no siempre fácil de recorrer, pero fundamental para vivir en plenitud el mandamiento que resume todos los mandamientos: Amar al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas y con toda tu mente, y al prójimo como a ti mismo (ver Lc 10,27).

Comentarios

Comentarios

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
A %d blogueros les gusta esto: