zaqueo

Evangelio del día: «Zaqueo bajó rápidamente y lo recibió con alegría.»

Oración del martes


+ En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Oración inicial

Buen Jesús, gracias por tu infinito amor y por regalarme cada día nuevas oportunidades para acercarme a Ti. Te pido que me ayudes a tomar conciencia de la importancia del servicio humilde y generoso.

Acto penitencial

Hago en silencio un breve examen de conciencia de mi último día

Perdóname Señor por mis muchos pecados. Sabes bien que soy frágil y que muchas veces torpemente busco apropiarme de los frutos que son sólo tuyos. Purifica Señor mis intenciones.

Lectura Bíblica según el Evangelio del día: “Zaqueo bajó rápidamente y lo recibió con alegría.”. (San Lucas 19,1-10)

Jesús entró en Jericó y atravesaba la ciudad. Allí vivía un hombre muy rico llamado Zaqueo, que era jefe de los publicanos. El quería ver quién era Jesús, pero no podía a causa de la multitud, porque era de baja estatura. Entonces se adelantó y subió a un sicomoro para poder verlo, porque iba a pasar por allí. Al llegar a ese lugar, Jesús miró hacia arriba y le dijo: “Zaqueo, baja pronto, porque hoy tengo que alojarme en tu casa”. Zaqueo bajó rápidamente y lo recibió con alegría. Al ver esto, todos murmuraban, diciendo: “Se ha ido a alojar en casa de un pecador”. Pero Zaqueo dijo resueltamente al Señor: “Señor, voy a dar la mitad de mis bienes a los pobres, y si he perjudicado a alguien, le daré cuatro veces más”. Y Jesús le dijo: “Hoy ha llegado la salvación a esta casa, ya que también este hombre es un hijo de Abraham, porque el Hijo del hombre vino a buscar y a salvar lo que estaba perdido”.

Lectura espiritual breve


Lee este breve texto del que te ayudará a profundizar el sentido del Evangelio:


Zaqueo tenía muchísimos bienes, pero por dentro estaba vacío. Y fue justamente su miseria y no sus riquezas, las que le permitieron encontrarse con Dios, las que le cambiaron la vida. Al escuchar que Jesús iba a pasar por ahí, no le interesó su posición social, su dinero, o sus finas vestiduras y fue corriendo y se subió a un árbol, porque la multitud no lo dejaba ver. Porque eso es lo que hace el sediento cuando se encuentra con la fuente de agua. Es lo que hace el hambriento cuando le ponen el alimento. Supera cualquier obstáculo, porque está de verdad necesitado. ¿Tú te consideras que estás hambriento de Dios? ¿Estás sediento de su amor? ¿Estás necesitado de Dios? 
Y luego de este encuentro, Jesús se auto invita a comer a su casa. Y miren lo que dice Zaqueo en ese momento: Si a alguna persona perjudiqué, le devolveré cuatro veces más. Y de lo que me queda, es decir, lo que sí gané honestamente, voy a dar la mitad a los pobres. Miren qué importante, la verdadera conversión nos lleva a la caridad con el prójimo. A resarcir el mal cometido y a ayudar al prójimo necesitado. Es imposible decir amo a Dios y estoy cambiando mi vida, si no hay signos concretos de amor al hermano. Porque amamos a Dios, sirviendo al hermano que nos necesita. Busquemos también a Dios con toda nuestra fuerza, porque estamos necesitados de Él y que nuestra conversión se manifieste en nuestro deseo de salir al encuentro de los hermanos que nos necesitan.


 Breve meditación personal

Haz silencio en tu interior y pregúntate:

1.- ¿Estás hambriento de Dios? ¿Estás sediento de su amor? ¿Estás necesitado de Él?

2.- ¿Qué signo concreto de amor al prójimo puedo hacer hoy?

 Acción de gracias y peticiones personales

Gracias Señor por este momento de oración y encuentro contigo. Ayúdame Señor a no buscar el protagonismo; a aprender de Ti a ser servidor de todos, con la conciencia que hay más alegría en dar que en recibir. Que esta sea una ocasión para tomar conciencia y poner medios concretos para vivir el amor auténtico. Amén.

Si quieres, puedes pedirle al Señor por tus intenciones


Reza un Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria…

Consagración a María

Pidámosle a María que nos acompañe siempre:

Acuérdate,¡oh piadosísima, Virgen María!,
que jamás se ha oído decir
que ninguno de los quehan acudido a tu protección,
implorando tu auxiliohaya sido abandonado de Ti.
Animado con esta confianza,
a Ti también yo acudo,y me atrevo a implorarte
a pesar del peso de mis pecados.
¡Oh Madre del Verbo!,no desatiendas mis súplicas,antes bien acógelas benignamente. Amén
 

+ En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Comentarios

Comentarios

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
A %d blogueros les gusta esto: