large_the-surprising-role-of-guardian-angels-ww9ely3c

Es verdad: Todos tenemos un ángel

Por Kenneth Pierce

Reflexionábamos la semana pasada acerca de las huellas de Dios en el mundo y cómo detenernos un momento para admirar la belleza de la creación nos puede recordar su presencia en nuestra vida. Hay un aspecto de la creación que no vemos –lo que no lo hace menos real– y que sin embargo es signo impresionante del amor de Dios por nosotros: los ángeles.

La existencia de los ángeles es parte de la enseñanza de la Iglesia. El Señor Jesús nos recuerda su existencia (ver Mt 25,31) y San Pablo también habla de ellos (Col 1,16). ¿Quiénes son los ángeles? Ellos son creaturas de Dios, seres espirituales con inteligencia y voluntad.

Llamamos comúnmente ángeles a los que permanecieron fieles a Dios. Como sabemos, algunos de los ángeles, creados buenos por Dios, se rebelaron, haciendo una elección irrevocable. Es importante recordar que ni siquiera el más importante de ellos –Satanás– tiene un poder infinito. Ni él ni los demás ángeles caídos son más que creaturas, y no pueden impedir la edificación del Reino de Dios.

Dios creó a los ángeles y ellos –los que permanecieron fieles a Dios– aparecen desde los inicios de la creación anunciando la salvación. A lo largo de la historia aparecen como mensajeros del designio divino y colaboradores del Plan de Dios. De hecho, “toda la vida de la Iglesia se beneficia de la ayuda misteriosa y poderosa de los ángeles” (Catecismo, 334).

En su plan de amor, Dios estableció además que cada persona tenga un ángel “guardián”. Es ésta también una enseñanza de la Iglesia que no debemos olvidar. Cada uno de nosotros tiene un ángel custodio, que nos protege y nos ayuda para orientar nuestra vida según Dios.

Durante nuestra vida en la tierra no lo vemos, pero sí podemos rezarle y pedirle su ayuda e intercesión. Son nuestros amigos, quieren siempre nuestro bien, y probablemente nada les alegrará más que encontrarnos finalmente en el cielo. Ahí, seguramente, cada uno conocerá “cara a cara” a este viejo compañero, fiel amigo y poderoso protector.

Comentarios

Comentarios

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
A %d blogueros les gusta esto: