El silencio de palabra

El silencio de palabra

Por Kenneth Pierce.

Uno de los medios para crecer en la virtud es vivir el silencio de palabra. Se trata de un dominio de nuestra comunicación por medio de la palabra, y no un simple permanecer callados. El silencio de palabra nos lleva a hablar cuando debemos, pero también a saber callar cuando es necesario.

Quizás nos ha pasado que en ciertos momentos hablamos sin pensar lo que decimos. Simplemente dejamos que las palabras broten de nuestra boca, sin habernos detenido ni siquiera por un segundo a reflexionar acerca de la oportunidad de lo que decimos o la manera como lo decimos. Otras veces, por el contrario, callamos cuando era necesario hablar, y dejamos pasar una valiosa ocasión para hacer el bien o brindar una palabra oportuna.

Hablar sin pensar, o no hablar cuando debemos, nos sucede muchas veces porque tenemos poco dominio de nuestro interior. Como sabemos, por lo general lo que manifestamos hacia el exterior revela también algo de nuestro interior. El silencio de palabra es un ejercicio en el que poco a poco vamos tomando las riendas de lo que decimos y así, por medio de lo externo, vamos ganando control de lo interior.

No se trata de querer generar una apariencia ficticia, o causar una buena impresión solo por lo externo. Se trata, en el fondo, de que por medio de la palabra expresemos quiénes somos y avancemos por un camino de autenticidad.

Recordemos el mejor ejemplo: el Señor Jesús. Habla cuando tiene que hablar, calla también cuando lo debe hacer. Sin embargo, tanto hablando como por medio del silencio, se está comunicando, dándose a conocer y enseñándonos el camino de la felicidad.

Hablar cuando es necesario, y no hacerlo cuando no debemos, es un camino de libertad y autenticidad. Nos ayuda a introducir poco a poco orden donde tantas veces hay desorden. A la vez significa ir creciendo en nuestra capacidad de comunicarnos con autenticidad y dominio personal. Así, el silencio de palabra es un camino hermoso de crecimiento en la virtud.

Comentarios

Comentarios

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
A %d blogueros les gusta esto: