Acto de Confianza

ACTO DE CONFIANZA

Estoy tan convencido, Dios mío, de que cuidas a todos los que en ti confían, y de que no puede faltar nada a quien de ti lo espera todo, que he resuelto vivir en adelante sin ninguna preocupación poniendo en ti toda mi confianza. Aunque me despojen los hombres de los bienes materiales y de la honra, aunque me priven las enfermedades de las fuerzas y medios de servirte, aunque pierda yo mismo la gracia por mis pecados, no por estas causas perderé la esperanza, sino que la conservaré hasta el último suspiro de mi vida, y serán inútiles los esfuerzos de todos los demonios del infierno para hacérmela perder, porque con tus auxilios me levantaré de la culpa.

Pongan unos la felicidad en sus riquezas o talentos, descansen otros en la inocencia de su vida, en la aspereza de sus penitencias, en la abundancia de sus buenas obras o en el fervor de sus oraciones; en cuanto a mí, toda mi confianza se funda en la seguridad con que espero ser ayudado por ti, y en el firme propósito que tengo de cooperar con tu gracia. Confianza como esta no falla nunca. Así que estoy seguro de estar eternamente feliz, porque espero firmemente serlo y porque tú, Dios mío, eres de quien lo espero todo.

Conozco bien mi fragilidad y mi inconstancia – sé cuanto pueden las tentaciones contra las virtudes más firmes – he visto caer las estrellas del cielo y las columnas del firmamento – pero nada de eso logrará acobardarme. Mientras espere de veras, libre estoy de toda desgracia y de que esperaré siempre estoy seguro, porque espero también esta esperanza invariable. En fin, para mi es seguro que nunca será demasiado lo que espere de ti, y nunca tendré menos de lo que puedo esperar. Por eso espero que me sostendrás sin dejarme caer en los riesgos más inminentes, y me defenderás aun de los ataques más furiosos, y harás que mi flaqueza triunfe de los más espantosos enemigos. Espero que me amarás siempre y yo a mi vez nunca dejaré de amarte, y para llegar de un solo impulso con la esperanza hasta donde pueda llegarse te espero a ti mismo, oh Creador mío, para el tiempo y para la eternidad.

AMÉN

San Claudio de la Colombiere

Comentarios

Comentarios

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
A %d blogueros les gusta esto: