Oración del miércoles: «Cuando venga el Espíritu de la Verdad, Él los introducirá en toda la verdad»

+ En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Oración inicial

Señor Jesús, yo sé que has muerto y resucitado por mí. Con tu Santo Espíritu me iluminas para ir conociéndote cada día más y así responder al Plan de amor del Padre. Ayúdame en esta oración a cooperar contigo para ser un cristiano cada vez más coherente.

Acto penitencial

Hago en silencio un breve examen de conciencia de mi último día.

Perdón Jesús pues hoy me he olvidado de Ti en algunos momentos. Sé que estas faltas y pecados dificultan nuestra amistad, pero Tú siempre estás saliendo a mi encuentro para perdonarme. Gracias Señor por tu inmensa misericordia, y ayúdame a ser humilde y reconocer cuánto necesito de Ti.

Lectura Bíblica: «Cuando venga el Espíritu de la Verdad, Él los introducirá en toda la verdad» Jn 16,12-15

Todavía tengo muchas cosas que decirles, pero ustedes no las pueden comprender ahora. Cuando venga el Espíritu de la Verdad, él los introducirá en toda la verdad, porque no hablará por sí mismo, sino que dirá lo que ha oído y les anunciará lo que irá sucediendo. El me glorificará, porque recibirá de lo mío y se lo anunciará a ustedes. Todo lo que es del Padre es mío. Por eso les digo: «Recibirá de lo mío y se lo anunciará a ustedes».

Lectura espiritual breve

Lee con atención la siguiente reflexión que te ayudará a profundizar el evangelio:

Cuánto deseamos en la vida conocer la verdad, estar en la verdad. Cuánto detestamos la mentira, que alguien nos engañe. Y es Jesús quien nos trae la verdad. No es solamente que Él la conozca o la posea, sino que el Él mismo es la verdad, porque es Dios. Por eso conocer a Dios, es conocer la verdad. Estar en comunión con Dios nos abre los ojos y la inteligencia a la verdad auténtica, a la realidad. 

Muchas veces queremos imponerle a Dios nuestras decisiones, que se haga como nosotros queremos. Hoy Jesús nos dice que nos deja al Espíritu Santo, al Espíritu de la Verdad. Dejémonos guiar e iluminar por el Espíritu Santo. Él nos permite reconocer lo falso de lo verdadero. Y no sólo eso, sino también nos ayuda a distinguir entre dos bienes, cuál es el mejor, cuál es el que Dios quiere para nosotros. Nos ayuda a discernir el Plan de Dios.

Breve meditación personal

Haz silencio en tu interior y pregúntate:

1.- ¿Qué me dice el evangelio que he leído?

2.- ¿Cómo ilumina mi vida?

3.- ¿Qué tengo que cambiar para ser más como Jesús?

4.- ¿Qué me falta para ser más como Él?

Acción de gracias y peticiones personales

Te doy gracias Jesús por este momento de oración. Te pido que pueda profundizar cada vez más en las verdades que me muestras para mi felicidad. Obtenme, Señor, la fortaleza para cooperar activamente con tú gracia, y así seguir, día a día, la guía de tu Santo Espíritu. Amén.

Si quieres, puedes pedirle al Señor por tus intenciones.

Reza un Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria…

Consagración a María

Pidámosle a María que nos acompañe siempre:

Reina del Cielo, alégrate, aleluya, 
porque el Señor, a quien llevaste en tu seno, aleluya, 
ha resucitado, según su palabra, aleluya.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, 
ahora y en la hora de nuestra muerte.
Amén. 

+ En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Comentarios

Comentarios

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email