El perdón

Por Kenneth Pierce

La Revelación nos enseña que la naturaleza humana ha sido herida por el pecado y eso significa que también las relaciones entre las personas se ven afectadas por esa ruptura. Sabemos, probablemente por propia experiencia personal, que incluso las personas cercanas entre sí pueden –queriendo o sin querer–­ herirse mutuamente.

El perdón aparece entonces como una virtud fundamental en el peregrinar de todo hombre y mujer. Sin embargo, el perdón puede parecer contrario a la lógica humana, tan propensa a veces al egoísmo y a la búsqueda de las propias satisfacciones, o a no querer reconocer las propias fragilidades y errores.

El Señor Jesús habló muchísimo sobre el perdón y la misericordia. Nos recordó que el perdón se inspira en la lógica del amor del Padre, como se ve en la parábola del Hijo Pródigo. Resaltó que lo debemos vivir siempre, setenta veces siete, y que –como con la mujer adúltera– no significa hacernos los ciegos frente al mal cometido sino, en el horizonte de la verdad, reconocer que esa verdad nos eleva hacia la mirada misericordiosa y llena de amor de Dios.

El perdón, en un sentido, tiene ciertas exigencias. Cuando pedimos perdón porque reconocemos que hemos hecho algo equivocado no nos podemos quedar solo en palabras. Nuestra vida debe apuntar a la enmienda y, en última instancia, a la conversión. Por otro lado, cuando perdonamos no basta con un “pasar por alto” la ofensa cometida. El auténtico perdón busca el bien de la persona y se compromete, en la medida de las situaciones y posibilidades, con la conversión y la vivencia de la caridad con el prójimo.

Decía San Papa Juan Pablo II: «Todos tenemos necesidad de ser perdonados por nuestros hermanos y, por tanto, todos debemos estar dispuestos a perdonar. Pedir y ofrecer perdón es una vía profundamente digna del hombre y, a veces, la única para salir de situaciones marcadas por odios antiguos y violentos».

Comentarios

Comentarios

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email